beledi

un portal abierto para la expresión del esteta que todos llevamos dentro

Friday, July 29, 2005

Mis dos pasiones secretas

Estas son mis dos pasiones secretas....

Aprendiendo a vivir

Hay mañanas en las que te levantas con la certeza de que eres importante para alguien. Y eso hace que vivir merezca todavía más la pena. Pues bien, esta mañana he recordado algo que hasta hace poco no sabía: la vida está para vivirla. Y no va a esperar a que estemos listos.


Quienes me conocen sabrán que no he pasado muy buenos momentos últimamente, pero eso jamás es excusa para dejarse arrastrar por la corriente. Y los errores pesan tanto como las oportunidades que dejaste escapar. Puede que el mañana exista. Puede que no. Pero todo lo que hemos hecho será el testigo de que hemos existido. Y nuestra felicidad va inexorablemente unida a la de los demás. Nuestra sonrisa puede cambiar el universo de quienes verdaderamente están a nuestro lado. Negársela, al igual que negarnos a vivir, es estropear ese pequeño universo. ¿Y quién es nadie para destruir nada?

¿Y quién soy yo para dejarme arrastrar por los acontecimientos?

Somos alguien cuando vivimos. Ésa es la mayor verdad, y la mayor aventura de todas...

Siento mucho aquellas ocasiones en que he estropeado un pequeño universo. Eso se acabó.

Y tú lo sabes. Te quiero.

Saturday, July 16, 2005

Aburrimiento vespertino

Buenas tardes, queridos bloggers. Hoy me aburro. Sí, sí, me aburro con todas las letras de la palabra. Estoy convaleciente y no puedo ni salir de casa ni nada. De hecho tampoco puedo pintar, con lo que los ojos se me van a poner cuadrados, como dos pantallas de televisión.
Estos días en los que he estado así me han hecho ver la dificultad real que tienen muchas personas para moverse por esta ciudad. Por ejemplo, para acceder al edificio de Hacienda no existen rampas ni nada. Cuatro tramos de agobiantes escaleras te esperan. Y eso que Hacienda somos todos (los que no tenemos movilidad reducida, claro está). Las puertas de todos los edificios oficiales son tan pesadas que es imposible sostener una muleta en una mano y abrirlas con otra. ¿Y qué decir de las zanjas? Que Madrid sigue siendo olímpico, porque nuestro alcalde pasa olímpicamente de nuestras necesidades reales. Eso sí, es como Estrella y nos quiere convertir en deportistas de élite con un entrenamiento diario e intensivo del salto de zanja.
¿Por qué se empeñan en cambiar los baldosines de mi acera una y otra vez sin rebajar los bordillos? ¿Por qué no ponen una señal de stop delante del paso de cebra del colegio de enfrente de casa? ¿Para qué tanta obra inútil si Madrid es una ciudad inaccesible?
Eso sí, en dichos organismos oficiales me encontré con amabilísimos funcionarios (y no es broma) que se empeñaron en hacerme la vida más fácil y me ayudaron a subir y bajar las escaleras, a rellenar formularios y a desplazarme hasta el coche. Por lo menos me consuela saber que hay un puñado de buenas personas empeñadas en suavizar esta situación para quienes comprueban todos los días lo difícil que es moverse en la jungla de asfalto.

Friday, July 15, 2005

Por fin inicio mi post

Torbellinos de colores que inundan tu mente... sonidos y olores de especias que embriagan tus sentidos...

Tus párpados se cierran. El mundo te rodea. Te gusta. Estás cómodo en el breve espacio donde se entremezclan los deseos con la realidad. Y lo ves. Y lo sientes. Y empiezas a vivir.
Te sientes como la ola que una y otra vez acaricia las rocas; suave, lenta, implacable. Te dejas llevar. Te fundes con el Uno.
Y en ese precioso momento descubres el amor, la tristeza, la ternura, la compasión. Abres la caja de Pandora y la vuelves a cerrar con tus movimientos. Dejas que la melodía de las derbukas te transporte... hasta donde tú quieres llegar.
Parece que escuchas un murmullo en una lengua que no es desconocida por ti, sino olvidada. Suena extrañamente cálida, familiar. Y te llama por tu nombre para que inicies un viaje sin vuelta atrás, para que llegues a ser todo lo que estás destinado a ser.
Y te aseguro que llegas a tu destino. Pero no hay vuelta atrás una vez te has fundido con la música, el ritmo, los olores, los colores...
Una vez has puesto tu corazón en el baile es imposible volver atrás porque te has asomado a este abismo, porque una nueva pasión amenaza con cimbrear lo que tú considerabas tan importante.
Y aceptas las preocupaciones, la muerte, la enfermedad, el vacío. Haces tuya la soledad de tantas noches en las que parecía no haber salida. Lo asumes y vives. Y con cada golpe de cadera aprendes algo más sobre ti mismo y sobre los demás.
El vacío ya no te parece tan inmenso. El abismo deja de ser oscuro... Todo es, sencillamente, lo que está llamado a ser. Y tú eres todo lo que estás llamado a ser cuando tu corazón logra expresarse.
¿Alguna vez has sentido la plenitud de la vida corriendo por tus venas? ¿Alguna vez, aunque sea sólo una, has fundido tu alma, tu ser, tu corazón, con el Todo?
Entonces eres un auténtico beledi.
Bienvenid@